Pilar Cristobal


Ir al Contenido

No sé si me corro

Preguntas & Respuestas

NO SÉ SI ME CORRO.-
Tengo 23 años y hace 7 meses más o menos que tengo pareja estable. Cuando hacemos el amor, él siempre me pregunta si me he corrido y, la verdad, es que yo no sé que decir. Me excito enseguida pero tengo la sensación de que me quedo ahí, a las puertas, de que no llego a alcanzar el orgasmo. Creo que el problema es que él no juega demasiado antes de la penetración. Su hermano dejó embarazada a una chica y él en cuanto se le pone el pene erecto se coloca el preservativo porque tiene mucho miedo. Yo pienso que no va a pasar nada si jugamos un poco antes, y que no hay ningún riesgo a no ser que la introduzca ¿verdad? También puede ser que no conozco bien mi cuerpo, y a lo mejor hay algún punto con el que puedo alcanzar el orgasmo más fácilmente. He intentado masturbarme pero para mí no tiene mucho aliciente, porque me es muy difícil separar el sexo del amor. Yo prefiero estar abrazada a él que cualquier orgasmo que yo me pueda hacer. A lo mejor lo único que me gusta es sentirme querida y por eso me pongo muy tensa y ansiosa. ¡Fíjate que, a veces, después de hacer el amor, me duelen la rabadilla y los glúteos! ¿Que puedo hacer?
María.- Zaragoza.

La solución la tienes al alcance de la mano, porque entiendes muy bien el problema que sientes. La falta de orgasmo siempre se debe a la tensión. El orgasmo es una respuesta automática que se desencadena desde la médula espinal y es tan automático como un estornudo y en cierto modo muy parecido a él. para que se produzca son necesarias varias circunstancias, la primera es estimular la zona adecuada, en la mujeres esta zona es el clítoris que se encuentra en la zona superior de la vulva entre los repliegues que forman los labios mayores y los menores, la caricia en esta zona tiene que ser constante y rítmica, no es bueno empezar acariciando allí y luego cambiar a otra zona, porque lo más seguro es que la excitación se pierda y el orgasmo no llegue, si seguimos con el ejemplo del estornudo, este siempre se produce en la nariz, es decir, que si empezamos a sentir deseos de estornudar y nos apretamos la nariz con fuerza para que el cosquilleo desaparezca, el estornudo no se produce. La segunda es desconectar y dejar que el cuerpo vaya a su aire, en piloto automático, lo mejor es concentrarse en las sensaciones y dejar que las cosas pasen sin intervenir, y mucho menos contraerse o apretar los glúteos buscando algo que solo va a producirse estando “relajada”. También es muy importante darle su tiempo, en sexo el tiempo es importantísimo, si estamos pendientes del reloj o de las sensaciones del otro, nos alejamos de nuestro propio cuerpo y no nos concentramos en nuestras propias sensaciones. No todo es cuestión de penetración. Procura que tu orgasmo sea el primero. De ese modo tanto tú como tú pareja estaréis más relajados y tranquilos. Es bueno ponerse el preservativo pronto pero el cuerpo de los chicos tiene muchos mas objetos de placer además del pene como manos, piernas, boca, lengua etc.

ME GUSTA QUE ME PELLIZQUE LOS PEZONES.-
Tengo 24 años y consigo mis mejores orgasmos si mi chico me pellizca los pezones con mucha fuerza mientras los estoy teniendo. Yo siempre que me masturbo me lo hago y al principio me sentía muy avergonzada y no me atrevía a pedírselo a él por si pensaba que soy una pervertida pero ahora creo que está de acuerdo y se lo pasa también bien. Lo que me preocupa es que a veces se asusta pensando que cada vez necesitaré mas dolor y tiene miedo de que no sepamos parar y nos metamos en una relación sado-masoquista que él no quiere ni yo tampoco.
Isa .- Gran Canaria.

No creo que seas una pervertida, pero el dolor asociado al placer es una de las cosas más oscuras que tiene el sexo. Como cada persona se excita o consigue su orgasmo es algo personal y surge de experiencias infantiles, ancladas en el pasado, muy difíciles de reconocer. Los centros del placer y los del dolor están muy juntos en el cerebro y lo mismo que, a veces al activar el dolor el placer se inhibe otras sucede al revés. Algunas mujeres y algunos hombres disfrutan mas de su orgasmo se en el momento de producirse siente una pequeña cantidad de dolor, pequeños mordiscos, arañazos o pellizcos aumentan notablemente la sensación orgásmica. Nada de esto tiene que ver con una relación sado-masoquista que se basa exclusivamente en el dolor. Si tu estás segura de que tu pareja no te va a dar mas dolor del que tu necesitas y el también disfruta con lo que estáis haciendo dejad de preocuparos porque las cosas son como son, lo que las desvirtúa es lo que pensamos de ellas.

FETICHISTA.
Tengo 26 años y me gusta la ropa interior negra y los zapatos de aguja, disfruto mucho tanto poniéndomelos como viéndolos en otros o en escaparates. Nunca he comentado con nadie mi enfermedad y hasta ahora lo he llevado bien, pero he conocido a una chica que me encanta como mujer y como persona y no me atrevo a decirle nada. Tengo miedo a que se crea que soy un monstruo y la verdad es que estoy empezando a considerarme un anormal. ¿Hay algún tratamiento para mi problema?
Melchor. Málaga.

El fetichismo, que es la necesidad de la presencia de un objeto para la completa satisfacción sexual, solo se considera problema cuándo el objeto sustituye a la persona, cuándo esto no es así no solo no se considera problema sino que la moderna sexología considera que todos tenemos un componente fetichista absolutamente necesario para que el deseo sexual se manifieste. Este componente forma parte del objeto de deseo sexual y constituye lo que en otras áreas de la conducta humana llamamos gustos ¿por qué una personas prefieren los colores cálidos y otras los fríos? ¿Por qué unos van al mar y otros a la montaña? ¿Por qué unos comen unos alimentos y otros no? Son preguntas que no tienen más que una respuesta: por nos gusta... En sexo es igual las preferencias forman una parte importante de la erótica y sin ellas el sexo se queda prácticamente en nada. Lo mejor que puedes hacer es comentar tus gustos con tu novia, si le hablas sencillamente y sin culpas, posiblemente ella acepte tus gustos como un juego erótico y sea capaz de contarte los suyos, con lo que enriqueceréis vuestra relación sexual.

SOLO ME EXCITA QUE ME LAMAN LOS PIES.-
El asunto es el siguiente y le pido que me perdone pues no se por donde empezar. Hace dos años conocí a una mujer, y ese mismo día me acosté con ella era la primera vez para mi y lo que me hizo me enloqueció. Al descalzarme me empezó a lamer las plantas y los dedos de los pies sudados y llenos de olor, a mi me excitó mucho porque ella me dijo que el que le sudasen u oliesen los pies a un hombre le encantaba porque lo encontraba muy varonil y macho. Desde entonces nos pusimos a vivir juntos y hacemos el amor locamente porque ella dice que a nadie le huelen los pies como a mi.
Yo trabajo en hostelería y ando todo el día de un lado para otro y llego a casa a las tres de la madrugada, ella me espera despierta para lamerme los pies, a mi me relaja y me satisface muchísimo, sexualmente nos entendemos muy bien y yo procuro cuidar de sus gustos, utilizando calzado cerrado y calcetines de nailon para que me suden bien los pies.
Aunque parezca increíble yo era un hombre feliz hasta que vino a vivir a mi casa un pariente que necesita abrirse camino en la capital. Una noche en la cama me dijo de forma brusca que si mi pariente no me había contado nada. Yo le dije que no pero me mosquee y a la mañana siguiente me fui hacia él y le pregunte que tenía con mi mujer.

El me contesto que nada, pero me contó que una tarde que estaba echado la siesta, ella entró en su habitación y la sorprendió oliendo sus calcetines sudados, y se ofreció a lamerle los pies a él también. El que es un gilipollas o un listo y al que le sudan y huelen los pies tremendamente, se dejó lamer los pies, me dijo que solo habían hecho eso, pero yo lo estoy viviendo como una traición.
Creo que se me ha convertido en una obsesión y que si hubieran pegado un polvo solo, no me hubiera dolido tanto. Ella dice que es una bobada y que no tiene importancia pero a mi me comen los celos y pienso que si se vuelve a encontrar a otro que huela peor que yo se irá con él. Lo cierto es que ahora sé que no puedo vivir sin ella.
Jordi.- Tarragona.-


El olor sexual forma parte de los códigos de comunicación de toda la Naturaleza, de él se valen animales y plantas para atraer a sus compañeros sexuales. Este olor esta compuesto de bisulfito de metilo y aceites esenciales y es exudado por unas glándulas que, en los seres humanos se encuentran en la boca, los genitales, las manos y los pies. Desgraciadamente los “civilizados” hemos ido perdiendo la capacidad de reaccionar ante estas hormonas llamadas feromonas; pero algunas personas, como tú compañera, todavía conservan esta propiedad.No me extraña que te sintieras tan dolorido por lo que ella hizo ya que lo has vivido como una traición, pero no te lo tomes tan a la tremenda, un pequeño desliz lo tiene cualquiera y estoy segura que si ella está contigo no es solo por tu olor sino por muchas otras cosas que seguramente os unen. Perdonar y olvidar son las palabras más importantes dentro de una buena relación de pareja.

QUIERO IR “MÁS ALLÁ”
Soy un chico gay de 21 años y todavía no he tenido ninguna experiencia sexual completa, tan solo pequeñas caricias y masturbaciones mutuas. Yo querría tener más experiencias sexuales, porque tengo una pareja a la que quiero mucho y con la que me siento muy unido, pero no me atrevo a ir “mas allá”.
Mi pregunta es ¿es cierto eso de los desgarros si se practica es coito anal? ¿Es malo para los músculos del ano? ¿Duele mucho? Y en caso afirmativo ¿Hay algún método para mitigar el dolor?.
Andoni.- Vizcaya.-

Evidentemente, el coito anal, sin preparación ninguna y a “lo bruto” no solamente produce desgarros en la musculatura del ano, sino que el dolor es tan desagradable que la próxima vez que se intente posiblemente se produzca una contracción muscular y sea mucho más difícil y doloroso.
Lo primero que quiero que desmitifiques es el coito o la penetración como máxima expresión del amor de una pareja, esto no es así, el amor, la pasión y el sexo puedes manifestarse a través de cualquier vía sensorial, la masturbación, la caricia en todo el cuerpo, los masajes etc... Son prácticas muy sensuales y muy gratificantes.
Una vez dicho esto si, no obstante, queréis hacer penetración lo mejor es que empecéis lubricando convenientemente toda la zona del ano masajeándola y acariciando para que la musculatura se relaje. Ten en cuenta que el ano es un esfínter que está preparado para dejar salir no para permitir la entrada y hay que ir enseñándole despacito y desde el placer, no el dolor. Después y en un buen estado de excitación, nunca en frío, introducir un dedo y moverlo dentro haciendo un círculo para que el cerebro registre la sensación y la codifique como placentera.
Repetir el ejercicio anterior en sucesivas ocasiones hasta que notéis que el esfínter se abre el solo ante el contacto o la “llamada” cuando esto suceda se puede introducir el pene bien lubricado. Lo que suceda después ya depende de vosotros.
Pero es conveniente recordar la regla de oro del sexo. Todo lo que se haga tiene que moverse en el espacio del placer sí no es así, no funciona.

ELLA NO SIENTE PLACER CON LA PENETRACIÓN.-
Soy un chico de 22 años, mantengo relaciones sexuales con mi novia desde hace una año, pero ella no siente placer con la penetración, se excita mucho pero cuando la penetro se la pasa.
Ella no me deja que la masturbe. Creo que el problema lo tengo yo, que me voy muy rápido y no le doy tiempo para sentir el placer.
He probado con preservativos de esos que dicen que retardan la eyaculación peor no da resultado. Quisiera saber a qué se debe y qué podemos hacer.
Andrés.- Palencia


Creo que lo que quieres decir no es que ella no siente placer con la penetración sino que no llega al orgasmo mediante esta técnica. La mayoría de las mujeres no se sienten demasiado satisfechas con la penetración, porque las terminaciones nerviosas de la vagina son muy pocas y todas ellas están en el primer tercio cerca de la entrada, esto quiere decir que difícilmente pueden llegar a sentir un orgasmo con una estimulación tan pequeña. El centro del placer femenino es el clítoris, y es allí desde donde se desencadena el orgasmo. Si ella se excita mucho observa que estás haciendo en esos momentos y procura seguir haciéndolo durante la penetración. Hay otra cuestión que también es importante tener en cuanta, es el momento de la penetración, la excitación femenina es como la erección del pene masculina, hasta que este no esta perfectamente erecto no se hace penetración, es fácil saber si la chica está perfectamente excitada.
Durante la primera fase de la excitación, el orificio vaginal se relaja, aumente de tamaño y se lubrica abundantemente, este no es buen momento para penetrar. Hay que esperar un poco más, esperar a que toda la zona se cargue abundantemente de sangre, en este momento el orificio se hace más pequeño, puedo que la penetración resulte un poco costosa pero la fricción que se produce es muy grande y el orgasmo no tarda en llegar.
Nada tiene que ver lo que tu “aguantes” con la penetración si esta se realiza inadecuadamente porque si no hay estimulación se pierde la excitación y por mucho que dures dará igual.

PARECE COMO SI TUVIERA UN GLOBO DENTRO QUE IMPIDE LA PENETRACIÓN.
Tengo 23 años y salgo desde hace 4 con mi actual novio. El caso es que cuando estamos juntos lo pasamos muy bien, mantenemos el mutuo deseo, no hay problemas de excitación ni de orgasmos por parte de ninguno de los dos. Yo era virgen hasta hace poco y cuando, por fin nos decidimos a atener relaciones sexuales completas, las veces que lo hemos intentado es como si dentro de mi vagina hubiera un globo que se hincha y él no fuera capaz de traspasarlo y yo aunque quiera no soy capaz de relajarme, es más, ni siquiera soy capaz de ponerme un tampón porque me dan unos sudores fríos y tengo que dejarlo.
Estoy aterrorizada también por si falla el preservativo, pero creo que no es solo eso, lo digo por lo de los tampones.
Sagitario.- Badalona.-


Lo que te pasa, en sexología, se llama vaginismo, que se define como una contractura involuntaria de los músculos perivaginales, es decir de los músculos que cierran los esfínteres anal y uretral, y el orificio vaginal.
Las causas de esta contractura no son demasiado conocidas pero en general se supone que es el miedo. El miedo al dolor en la primera relación, el miedo a hacerse pis, el miedo a quedarse embarazada y en total un poco de todo esto.
Lo primero que te recomiendo es que no volváis a intentar la penetración, de momento, empieza por meterte tu misma un dedo lubricándolo con agua, saliva, o cualquier otro producto no graso.
El proceso es lento y hay que ir haciendo despacio sin ansiedad ni miedo, se trata de abrir y dilatar algo que por estar cerrado durante tanto tiempo no tiene la flexibilidad y la dilatación necesarias para que el pene penetre.
Después de que hayas conseguido meterte un dedo, es momento de intentar meterte el tampón. La mejor postura para esta segunda fase es en el cuarto de baño con un pie sobe la tabla de la taza del water y el otro sobre el suelo. Introdúcelo bien hasta el fondo para que el primer tercio se cierre detrás de él no sobre él, ya que en este caso te dolerá.
Cuando consigas meterte y sacarte el tampón con facilidad, pasa a meterte dos dedos. Si lo consigues el orificio se ha dilatado lo suficiente para permitir el paso del pene.
La primera vez que lo hagáis, os recomiendo la postura del misionero, que el lo intente, primero golpeando con el pene suavemente en la puerta de la vagina y luego on una penetración rápida. Después quedaos durante unos segundos quietos para que tu vagina perciba el pene dentro y tu cerebro también.
¡Ánimo! Es un poco pesado pero fácil de resolver. De todas maneras si ves que te es imposible hacer lo que te he propuesto, ponte en contacto con un/a experto/a en sexología.






Inicio | Dicccionario Sexológico | Preguntas & Respuestas | Artículos | Libros | Contacto | Enlaces | Mapa del Sitio


Regresar al contenido | Regresar al menú principal