Afrodisíacos - Pilar Cristobal

Vaya al Contenido

Menu Principal

Afrodisíacos

Artículos

Lunes
La rutina enemiga del sexo. Desde el principio de los siglos los humanos han intentado mejorar el rendimiento de sus relaciones sexuales, unas veces buscando tener mas hijos o tenerlos varones, otras veces tener más y mejores orgasmos, pero desde hace poco tiempo se busca que las relaciones sexuales sean más divertidas y satisfactorias. Por esto las sugerencias que voy a hacer esta semana no despertaran el sexo dormido, ni harán que tu chica/o sea más ardiente pero si harán que vuestras relaciones sean más divertidas.

1.   Aguacate. (Persea Americana) Los conquistadores españoles trajeron esta fruta del Nuevo Mundo, donde ya era conocida como estimulante erótico en las cortes de incas, aztecas y mayas. Los aztecas le llamaban ahuacatl, que quiere decir testículo (no creo que los reyes aztecas tuvieran los testículos del tamaño de un aguacate, pero posiblemente querrían tenerlos). Los comían machacados, mezclados con cebollas rojas, y decían que las mujeres se volvían locas con esta comida cuya textura y sabor recuerda el del semen. Los aguacates son frutas energéticas, con vitaminas E, A, B, B12, B3, D Y C, sales minerales de hierro (14u.) fósforo y magnesio, ácido fólico, niacina, biotina, agua y fibra. La mejor manera de comerlos es como lo siguen haciendo los mejicanos en guacamole. Si se sirve en la cama y sobre el  cuerpo de tu pareja puede ser un poderoso afrodisíaco.

2.   Manzana. Según la leyenda Adán y Eva comieron de esta fruta (que Yahvé se reservaba para su uso personal)  descubrieron el deseo sexual y pecaron. Durante toda la Antigüedad y en diversos pueblos y culturas como hititas, hurritas, caldeos, sirios, babilonios, egipcios, antiguos griegos, romanos o monjes de la Edad Media, se creía que las manzanas y sus derivados como las mermeladas, compotas, sidras o licores como el Calvados, tenían cualidades afrodisíacas y proporcionaban la eterna juventud. Los dioses nórdicos servían en sus fiestas: pastel de manzanas y sidra. La magia sexual de la Edad Media encantaba una manzana (como la de Blanca Nieves) para despertar el  deseo sexual en las doncellas. Y si una mujer dormía con una pequeña manzana entre sus muslos en el lugar más secreto de su anatomía y por la mañana se la daba a comer a un hombre ella se convertía en "la manzana de sus ojos" y él  ya no miraría a nadie más.

3.   Azafrán. Esta especia, el producto más caro del mundo, era muy utilizada como afrodisíaco en el mundo antiguo. Los griegos creían que su efecto era más potente en las mujeres y que una dieta rica en azafrán volvía locas a las mujeres y les nublaba el entendimiento de tal manera que no pensaban más que en sexo. Los libros de medicinas del siglo XVII hacen referencias constante a la propiedad del azafrán  para "poner cariñosas a las personas" Una receta afrodisíaca de el sabio árabe Ibn Ali Mahamud consiste en una ensalada  de azafrán, flor de naranjo, dátiles, zanahoria rallada y una yema de huevo cocida con miel,  aliñada con aceite de oliva, sal y buen vinagre de manzana servida antes de la fiesta proporciona fuerza y resistencia y si se sirve después aviva el deseo.

4.   Vainilla. Su nombre parece ser un diminutivo de vulva. Su reputación como afrodisíaco se la debe a Madame Pompadour famosísima amante de Luis XV. Las malas lenguas decían que lo mantenía pegado a sus enaguas gracias a los postres que le preparaba aliñados con esta especia. Dos de los más famosos son: Nata batida: Se bate nata de leche hasta que adquiera una textura muy esponjosa, se coloca en una copa ancha una base de crema pastelera perfumada con canela y se remata con la nata batida, se espolvorea con canela. Chocolate con tropezones: Se prepara un arroz con leche espeso cocido con varios palos de canela y el  contenido de dos vainas de vainilla, en una copa se coloca el arroz con leche y de deja enfrías hasta que queda bien consistente sobre él se vierte chocolate caliente y espeso. SE sirven estos postres en pequeños recipientes para reponer fuerzas durante una sesión de sexo.

Martes
Los filtros amorosos. La Edad Media está llena de relatos donde los filtros amorosos cumplen la función de volver locos a los que los beben como el que desencadenó la tragedia de Tristán e Iseo que no era más que un buen aguardiente de hierbas que preparaba la madre de Iseo. No hay ningún filtro que pueda torcer la voluntas o el  deseo humanos, pero si hay bebidas que abren la puerta a lo que ya se está cociendo dentro.

5.    Ajenjo. El ajenjo es una palta que crece libremente en todos los campos de España, es muy amargo su sabor y en Castilla se frotaba con ella los dedos de los niños que se comían las uñas. Macerando sus hojas y sus capullos junto con hojas de mejorana, y semilla de anís se hace la famosa Absenta, el verde licor de los poetas malditos. Reputado como un poderoso afrodisíaco, se bebía en todos los burdeles de Francia de la Belle Époque porque "las prostitutas lo necesitaban para aguantar a los clientes y los clientes para no darse cuenta de cómo eran las prostitutas" según palabras de Marcel Proust. En los años cincuenta se descubrió que el aceite esencia del ajenjo era un poderoso alucinógeno cuyo consumo habitual llevaba a la locura y a la muerte motivo este por el que fue prohibido. En algunos países la península Balcánica se sigue vendiendo. Se prepara así: en un vaso alto se coloca el equivalente a una copita de licor de ajenjo, se coloca una cuchara especial con ranuras o un tenedor sobre el borde del vaso en el que se ha depositado un terrón  de azúcar y se pasa agua del tiempo o caliente sobre el azúcar hasta  llenar el vaso.

6.   Vino blanco o champán. El alcohol tomado en pequeñas cantidades suele actuar como un estimulante sexual, y suele ayudar a las personas a superar las  inhibiciones que suelen entorpecer el cortejo, el  deseo y las  relaciones sexuales incluso en relaciones no casuales. Por su parte el vino o el alcohol destilado forma parte de la mayoría de las recetas afrodisíacas o de los filtros amorosos, probablemente porque el alcohol en pequeñas cantidad provoca el deseo sexual en las mujeres y favorece la erección en los hombres. No hay mejor manera de comenzar una noche de pasión que empezando con una cena ligera y apetecible y acompañada de una vinito bueno. Dice Cicerón "Venus se siente sola son Ceres (la comida) y sin Baco (el vino)". Sin embargo el alcohol es muy difícil de dosificar y si te pasas se convierte en un sedante, es decir un poderoso anafrodisiaco o asesino de la respuesta sexual.  


7.   Anís. Planta umbelífera nativa de Oriente medio. Eran conocidas sus propiedades curativas y afrodisíacas tanto en Egipto como en Grecia. El botánico Griego Dioscórides ya la menciona en sus escritos y describe algunas de sus propiedades. Los árabes la trajeron a Europa y Andrés Laguna, medico y botánico renacentista, que tradujo y glosó la obra de Dioscórides dice que esta planta: "Aviva el deseo de hombres y mujeres, corrige la corrupción y hediondez del aliento, resuelve ventosidades inoportunas y elimina los regüeldos ácidos, todas ellas cosas necesarias en las lides de amor". El aceite esencial, el acetol, se extrae de las semillas del anís verde, se usa en perfumería, y como ingrediente de numerosos licores. En España los hay dulces y secos como el Chinchón, en Francia los de Pernod, Pastis y Ricard son los más conocidos, también son notables el ouzo griego (el mejor es el de la isla de Mitilene antigua Lesbos) y el raki turco. Las semillas se usan en cocina por su propiedades carminativas y curativas pero el aceite esencial, el acetol, no sólo no tiene ninguna propiedad curativa sino que si se consume en grandes cantidades pude provocar convulsiones.

8.  Chocolate. Era la bebida sagrada de la diosa azteca Xochiquetzal, diosa de la belleza, el amor y la fertilidad. El primer europeo que lo bebió fue Hernán Cortés en la corte de Moctezuma. Como muchas otras comidas y bebidas importadas de América enseguida se puso de moda por sus propiedades afrodisíacas, y los monjes franceses prohibieron tomarlo a sus novios y novicias por los posibles estragos que la bebida podía hacer en sus conciencias. En tiempos de Luis XIV, su cocinero dio con la fórmula para hacer sólido el chocolate, hasta entonces se consumía en forma de bebida para después de las comidas como el té o el café. En  la corte del rey de Francia los bombones se hicieron muy populares. Los caballeros los regalaban a las damas para indicarles sus intenciones y si una dama aceptaba uno de la mano del propio Rey Sol indicaba que había aceptado pasar por la cama real. Los bombones son unos bocados exquisitos para juguetear en la cama durante una sesión amorosa. No son afrodisíacos pero algunos de sus componentes, los polifenoles favorecen el flujo de azúcar en el cerebro con lo que mejoran el estado de ánimo y ayudan a ver la vida de color de rosa, no curan la depresión pero la alivian notablemente.  

Miércoles
Los ojos las puertas del amor. Dice Una famosa sexóloga americana la Dra. Kaplan que "el mejo afrodisíaco es estar enamorado" y que "los ojos son las puertas del amor". Por eso son muy importantes los envoltorios de los regalos y los envoltorios de nuestro cuerpo son los vestidos, después de varios años de convivencia nos olvidamos de vestirnos para el amor, pensamos que con desvestirnos es suficiente y no los es.

9.    La Ropa de cama. La ropa de la cama perfumada y recién planchada en tiempos del Rey Sol se consideraba un poderoso afrodisíaco. Se usaban distintos preparados que incluían ingredientes exóticos como el clavo y la nuez moscada, junto con perfumes más tradicionales como el jazmín y la rosa. El uso de perfumes es muy delicado, porque lo que a uno le agrada a otro puede enervarle pero Guerlain tiene una línea de perfumes muy florales que sirven perfectamente para perfumar delicadamente el ambiente de tu dormitorio. No te olvides las almohadas no son afrodisíacas pero sugieren posturas y una persona recostada sabiamente sobre almohadones puede ver tan su piel como su figura poderosamente resaltada. Nunca uses el color marrón o el amarillo para tu ropa de cama da un tinte a la piel muy feo, si tienes la piel muy blanca el negro es perfecto y si estás moreno/a nada mejor que unas límpisimas sábanas blancas. Si vas a invitar a un/a desconocido/a a tu cama no te olvides de mudar la ropa algunas manchas actúan como anafrodisiacos y acaban con cualquier pasión.

10.   Ropa exterior. Todos sabemos que tipo de ropa no hace más sexys y sobretodo todos sabemos que tipo de ropa vuelve loca a nuestra pareja, pro hay algunos pequeños trucos que no debes olvidar cuando te estés preparando para una noche de amor. Si eres chica no elijas prendas difíciles de desabrochar o que no se pueda a acceder a tus encantos con facilidad, blusas mejor que jerséis de cuello alto y faldas mejor que pantalones. Si eres chico piensa que las braguetas con botones son muy sofisticadas pero interminables, y que la ropa interior descuidada dice muy poco de la ilusión que tienes por ella. Busca calzoncillos originales y sorprendentes aunque te de un poco de corte ponértelos la cara de ella al verlos te compensará, no te pongas calcetines con ligas no zapatos de cordones. Si eres chica puede que quieras ponerte toda la parafernalia que los hombres adoran, estoy de acuerdo que ese tipo de prendas son tremendamente incómodas, te recomiendo que lleves en el bolso o tengas a mano tus sujes y tangas cómodos, porque las otras prendas te van a durar muy poco tiempo puestas. Lo mismo digo de los tacones de aguja y  de las zapas de repuesto.

11.    Ropa interior (para ella). Si vas a tener una noche de amor piensa en depilados y demás pero sobretodo no te maquilles demasiado, el amor hace sudar y no hay nada mas desilusionante que un rimel corrido. Y ahora entremos en la ropa interior. Los hombres adoran la ropa interior son absolutamente fetichista en ese sentido. Voy a dividirlos en tres grupos tú verás a qué grupo pertenece tu chico y puede que a lo mejor participe de los tres: El primero es el más clásico: ropa interior de color negro o rojo de la que suelen vender en las jugueterías, le gustan las braguitas con cremalleras y los sujetadores que dejan los pezones al aire. El segundo es más conservador: prefiere la ropa blanca con bordados, puntillas, medias, ligueros y puede que le encanten los corsés. El tercero el un poco Peter pan y le gusta que te vistas de colegiala con sujes deportivos, braguitas-coulottes y calcetines.

12.   Ropa interior (para él). Las mujeres prefieren sobretodo la ropa interior nueva y limpia, nada de gayumbos de algodón blanco un poco culeros, ni de tangas acrílicos, ya sé que son cómodos pero reconoce conmigo que son feísimos. Busca ropa interior sorprendente. Hay ahora líneas de ropa interior XXX estupendas y muy sexys. Las chicas también forman tres grupos. Las más clásicas que prefieren los calzoncillos de los abuelos que pueden compartir contigo y que les permiten llegar muy lejos con el pie. Las más aventureras que les encantan los modelos de gayumbos-tanga que dejan los cachetes al aire, y las  intermedias que prefieren los calzoncillos de toda la vida pero nuevos y limpios. Insisto mucho en la higiene porque las mujeres le dan mucha importancia a este aspecto de la relación. Una camisa de seda puede realzar tu torso y si la dejas a medio cerrar pondrá en relieve tus pectorales. Y para terminar recordar que pieles, plumas y cueros son fetiches para muchas personas.

Jueves
Olores añadidos y perfumes. Se dice que el afrodisíaco mayor es el olor a sudor limpio. Antes de tu sesión amorosa dúchate, pero ten mucho cuidado con los olores que añades, la mezcla de champú, gel de baño, crema facial, jabón y cualquier otro perfume que añadas puede ser devastadora para el olfato y el de tu amante. El perfume puede ser un poderoso afrodisíaco y también puede ser un anafrodisiaco mortal.

13.   Rosa de Bulgaria. Parece que todas las rosas huelen igual pero no es así, la más delicada y preciosa es la rosa de Bulgaria. La rosa de Marruecos es la de aroma más potente, la rosa de Turquía la más delicada pero la más erótica es la rosa de Bulgaria. Cleopatra alumbraba las noches en su famoso barco con velas perfumadas con el aceite esencial de esta rosa. Las rosas de las que se extrae este raro perfume crecen al pie de los Balcanes, se recogen a primera hora de la mañana, cuando el frió de la noche ha concentrado todo el aceite en la flor: para hacer un kilo de aceite esencial se precisan más de cinco toneladas de flores. Se puede usar de varias maneras. Puedes preparar un aceite para masajes con cuatro cucharadas de aceite sin olor y una gota de aceite esencial de rosa de Bulgaria. Puedes usar este aceite para perfumar la habitación colocándolo en un platito. También puedes comprar un esenciero que es un cacharrito de barro, en la parte de arriba colocan el aceite y en la de abajo una pequeña vela, el aceite se calienta y el perfuma se expende por la habitación.

14.   Jazmín. El jazmín es de origen árabe, aunque muy pronto y gracias a su fácil cultivo se extendió por toda Europa. En principio se la conoció como "yasmin" y aunque pertenece a la familia de las oleáceas su principal interés es su olor y sus hermosas flores que perfuman intensamente las noches de verano. Los especialistas definen el aroma del jazmín como: floral, cálido, especiado, frutal o licorado según sea la tierra sobre la que crece. Se la reconoce como un poderoso afrodisíaco  pero para algunas personas su perfume les parece empalagoso y lo prefieren mezclado con algo menos dulce como menta, hierbabuena, lavanda o albahaca.  La mejor manera de usarlo es en planta, se cultiva muy bien en macetas, aunque precisa luz del sol, es una planta que trepa y llena pronto una pared. Algunos perfumes sexuales llevan notas de este perfume. El perfume del jazmín es intensamente femenino por eso  alas mujeres no les agrada demasiado pero tiene un poderoso efecto en los hombres.

15.   Lavanda. Se la conocía como nardo azul y en el renacimiento era la esencia más cara. Se creía que la lavanda tenía un efecto afrodisíaco pero esa no era su principal virtud. Lo más importante y por lo que todas las mujeres del siglo XIX perfumaban sus ropas de cama con su flor era porque se creía que desarrollaba en los hombres el  deseo de quedarse. Era un aroma que junto con el de pan caliente creaba sensación de hogar. En España se la conoce como espliego (lavanda angustifolia) es un arbusto que crece fácilmente en cualquier prado, tiene unas pequeñas flores violetas que dan nombre a un color mezcla delicada de azul y rojo. Es una planta autóctona que se encuentra en toda Europa y norte de África, El componente principal de la lavanda es su aceite esencial que tiene propiedades afrodisíacas, que mezcla muy bien con otros olores y que también es un sedante del sistema nervioso central, quizás sea por esto por lo que los hombres del siglo XIX querían quedarse en las casas que olían a lavanda o porque una casa que olía así indicaba que sus mujeres eran muy buenas amas de casa. Si el  chico con el que has quedado no quieres que se quede no uses este perfume por si acaso.

16.   Almizcle. El almizcle verdadero proviene de la glándula cercana a los genitales del almizclero hembra, como es muy caro, los perfumeros suelen conseguir este olor mezclando otros aceites esenciales, aunque estas mezclan nunca podrán imitar las feromonas que es lo que realmente contiene este perfume que el almizclero usa para atraer al macho. Cuando los creadores del perfume mezclan perfumes que contienen feromonas están seguros de la eficacia de estos como atractivos sexuales. Las cortesanas florentinas, que fueron las que pusieron de moda este producto, (que estuvo a punto de acabar con la especie que lo produce) lo llevaban en pequeñas bolsitas colgando de su peinado para reventarlas y esparcir el perfume en el momento oportuno.  Creían que el olor del almizcle durante el orgasmo del hombre le obligaba a volver irremediablemente y le enganchaba a la persona que se lo ofrecía. El porque los almizcleros machos nunca tuvieron un encontronazo con estas mujeres supongo que se debe a la escasez de este animal.

Viernes
Otras cosas. -No sólo son afrodisíacos, los que se pone, lo que se come o lo que se bebe, hay otros factores muy interesantes también como veremos en este apartado.  

17.   Culos y nalgas. Como afrodisíaco visual, las nalgas de hombre tienen el mismo interés para la mujer que las de ella para él. las mujeres valoran en ellos que están bien definidas que sean compactas y un poco respingonas. Los hombres valoran en ellas que sean redondas y amplias y por los que dicen las estadísticas "que se muevan con salero" como muchas otras cosas de nuestro comportamiento sexual parece que este estimulo9 visual forma parte de la herencia de nuestros ancestros los primates para los que las nalgas son el mayor atractivo erótico, tanto que en las chimpancés en celo se colorean de un fuerte color rosa. No sólo la visión del culo enfundado en un pantalón ceñido es afrodisíaco también la postura es importante. Agacharse a recoger un papel imaginario con las piernas muy rectas y  ligeramente abiertas es una incitación erótica para ambos.

18.   Pechos y pezones. Tan incitante como un pecho a penas visto es una camisa abierta con los pectorales insinuados. Saber jugar con el pecho es importante en la fase de la seducción. Todos los chicos saben que los pezones entran en erección cuando la chica está excitada, (también pueden hacerlo de frío) pero lo que las chicas no saben es que los pezones de los chicos también entran en erección cuando ellos se hayan excitados. Tocar o chupar los pezones es parte del juego amoroso, pero si quieres quedar bien no lo hagas hasta que tu chica esté bien excitada, pero sin embargo tu chico se sentirá a gusto y sorprendido si le metes mano a través de la ropa o llegas a su piel desabrochando sólo un botón de su camisa.

19.   Sillas. Ningún burdel tradicional se consideraba bien equipado si no tenía una silla. Las sillas amatorias deberían ser rechonchas y estrechas y, por supuesto, sin brazos de forma que la chica pueda sentarse a horcajadas encima de su hombre y la silla no le estorbe. La postura tanto de él como de ella sentad en una silla con als piernas ligeramente abiertas, dejando ver o adivinar lo que hay entre las piernas. Las posibilidades de una silla son infinitas si se le hecha imaginación y por si no se os ocurre nada ahí van algunas sugerencias: 1) El se coloca sobre la silla con el pene erecto ella se sienta en su regazo cara él. 2)La misma postura de él pero ella se sienta de espaldas. 3) En una silla baja, ella se sienta a horcajadas con los pies en el suelo. Etc. etc. etc.

20.   El clima y la temperatura. Ya Aristóteles en su "Problemas" preguntaba ¿por qué en invierno los hombres y en verano las mujeres se sienten atraídos por el deleite sexual? No se contestaba nada. También Hesiodo tratando el mismo problema en "Los trabajos y los días" escribió: "En la estación del cansado verano… los niños son  más gordos, el vino más dulce y las mujeres más lujuriosas, pero los hombres se muestran débiles". Parece que según estos autores la temperatura tiene un efecto contrario en hombres y en mujeres, las mujeres se vuelven locas cuando hace calor y los hombres prefieren el frió. Locura esta de la naturaleza si es verdad porque según esto los hombres se relacionaran con ellos mismos en invierno y las mujeres con otras mujeres en verano o sólo coincidirán en sus ardores en primavera o en otoño. Si esto es así (que todavía no lo tengo muy claro)  lo mejor es poner el aire caliente al principio de la sesión y frió después.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal